AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

viernes, 20 de noviembre de 2015

¿LIBRE COMERCIO? ¡SÍ, COMO NO! (Tercera y última parte)

PESOS Y CONTRAPESOS
ARTURO DAMM ARNAL

El librecambismo es el arreglo institucional por el cual son los consumidores, comprando o dejando de comprar, los que determinan la composición y el monto de las importaciones, sin ninguna intervención de parte del gobierno. Lo contrario es el proteccionismo, definido como el arreglo institucional por el cual el gobierno determina la composición y el monto de las importaciones, para lo cual usa herramientas que van, desde el cierre de fronteras a las importaciones, hasta la imposición de aranceles. ¿Con qué fin? Con el fin de proteger a los productores nacionales de la competencia que traen consigo las importaciones. ¿Cuál es la consecuencia? Un consumo menos eficaz, con mercancías ofrecidas a mayor precio y con menor calidad. En pocas palabras: menor bienestar para el consumidor.
En México, gracias a la globalización y al libre comercio, ¿estamos los consumidores (que somos todos), a salvo de las consecuencias del proteccionismo? ¿El librecambismo ha sustituido al proteccionismo? En materia de relaciones económicas, en general, y comerciales, en particular, entre mexicanos y extranjeros, ¿el gobierno mexicano ya no “mete la mano”, dejando que sean los agentes económicos quienes decidan y alijan? No, claro que no, y para probarlo me remito a lo más reciente.

La Secretaría de Economía nos informó, hace un par de días, que “los gobiernos de los Estados Unidos Mexicanos y de la República Federativa de Brasil finalizaron la Primera Ronda de Negociaciones para la Ampliación y Profundización del Acuerdo de Complementación Económica Número 53 (ACE53), llevada a cabo en la Ciudad de México del 10 al 12 de noviembre de 2015”, y que durante esta Primera Ronda se realizó un intercambio de visiones y entendimientos sobre la cobertura y el alcance de los textos que formarían parte de la profundización comercial” misma que se llevará a cabo, de entrada, en función de lo que decidan los gobernantes, no de lo que determinen los consumidores. ¿Libre comercio? ¿Verdadero libre comercio? ¿Usted lector qué cree?
No confundamos comercio más libre con el verdadero libre comercio.


Twitter: @ArturoDammArnal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada