AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

miércoles, 11 de noviembre de 2015

INFLACIÓN, BIEN

PESOS Y CONTRAPESOS
ARTURO DAMM ARNAL

Ayer, en estos Pesos y Contrapesos, analicé el comportamiento del consumo de las familias, que mide el gasto realizado por los hogares residentes en el país en bienes y servicios de consumo, tanto nacionales como importados, sin contar las compras de viviendas y objetos valiosos, mismo que en agosto pasado, en términos anuales, creció 4.3 por ciento, por arriba del 2.7 y 2.3 del 2013 y el 2014.

El consumo de las familias depende de tres variables: empleo (que debe haberlo), ingreso (que debe ser suficiente) y dinero (que debe preservar su poder adquisitivo). Ceteris paribus, a más empleos, mayores ingresos, y preservación del poder adquisitivo del dinero, más consumo familiar, y por lo tanto mayor bienestar, que depende de la cantidad, calidad y variedad de los bienes y servicios de los que dispongan los miembros de la familia.

Entre enero y agosto del 2013, 2014 y 2015 el consumo familiar creció, en términos anuales, y en promedio mensual, 2.8, 1.8 y 3.4 por ciento. ¿Qué puede explicar este buen comportamiento durante los ocho primeros meses de este año? En parte la baja inflación que se ha alcanzado, lo cual no quiere decir que los precios ya no suben, ni que el dinero ya no pierde poder adquisitivo, sino que lo pierde menos que antes, porque los precios suben menos que antes.

Según el INEGI, en octubre la inflación anual se ubicó en 2.48 por ciento, que se compara favorablemente con la de los dos años anteriores, 3.36 (2013) y 4.30 (2014), lo cual nos acerca al cumplimiento de la tercera condición para aumentar el consumo familiar: que el dinero preserve su poder adquisitivo. Hoy todavía no lo preserva, pero hoy lo pierde menos que ayer, lo cual puede explicar, en parte, el buen desempeño del consumo familiar. ¿Cuánto más no aumentaría éste si se eliminara la inflación, para lo cual el primer paso consiste en que la meta de inflación sea, no 3 por ciento, sino 0 por ciento? ¿Mucho pedir? ¿¡Mucho!?


Twitter: @ArturoDammArnal 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada