AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

viernes, 25 de septiembre de 2015

LA LÓGICA (ILÓGICA) DE LAS TASAS ARTIFICIALMENTE BAJAS (Tercera y última parte)

PESOS Y CONTRAPESOS
ARTURO DAMM ARNAL


Repasemos esta versión de la “receta keynesiana”: a menor tasa de interés (pasiva) menor ahorro; a menor ahorro mayor consumo; a mayor consumo mayor producción de bienes y servicios; a mayor producción de bienes y servicios mayor crecimiento de la economía, medido precisamente por el comportamiento de la producción de bienes y servicios. Según esta versión de la “receta keynesiana”, ¿cuál es el resultado de tasas de interés bajas? Mayor crecimiento de la economía, “razón que justifica” que en los Estados Unidos, después de la “gran recesión” del 2009, y desde entonces a la fecha, la tasa de interés de “referencia”, la de los fondos federales, se haya mantenido entre 0.00 y 0.25 por ciento.

Este fue el crecimiento de la economía estadounidense del 2008 (año en el que inició la “gran recesión”) al 2014 (año en el cual se “normalizó” el crecimiento de aquella economía): -0.3, -2.8, 2.5, 1.6, 2.3, 2.2 y 2.4 por ciento (el crecimiento promedio anual de los cinco años anteriores a la “gran recesión”, entre 2003 y 2007, fue 2.9 por ciento). Durante el segundo trimestre de este año la economía estadounidense creció, en términos anuales, 3.7 por ciento.

¿Hasta qué punto la recuperación del crecimiento de la economía estadounidense se debe a la baja tasa de interés de “referencia”? La causa de dicha recuperación, ¿se debe al mayor consumo (demanda) que causa una mayor producción (oferta)? Esta relación causal – mayor demanda (consumo) igual a mayor oferta (producción) –, ¿es cierta en todos los casos? ¿Basta que aumente la demanda para que aumente la oferta? ¿Lo primero es causa eficiente y lo segundo efecto necesario? Si así fuera resultaría fácil mantener crecimientos elevados: bastaría que el banco central imprimiera dinero y lo repartiera entre la gente con el fin de generar  más demanda/consumo lo que, según la “receta keynesiana”, ocasionaría más producción/oferta. ¿Así de fácil? No, claro que no.

¿Realmente fueron las tasas de interés artificialmente bajas las que ocasionaron la recuperación del crecimiento económico en Estados Unidos?


Twitter: @ArturoDammArnal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada