AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

jueves, 3 de septiembre de 2015

INFUNDADAS, LAS ESPERANZAS DEL PRESIDENTE EN LA ECONOMÍA GLOBAL

De lo expuesto ayer por el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, sobrarán hoy los análisis. En este espacio nos concretaremos por ahora en sus infundadas esperanzas de que la economía global “habrá de mejorar, y cuando llegue ese momento, México será de las naciones con mejores condiciones para crecer aceleradamente.”

Se entiende que un jefe del Ejecutivo siempre hable en tono positivo, optimista, sin embargo, la realidad es que expuso una clara miopía sobre el problema que apenas empieza para los mercados emergentes. Éste, solo de manera temporal podría aliviarse si la Fed lanzara una nueva “flexibilización cuantitativa”, el QE4.

En este espacio hemos dedicado la mayoría de los artículos recientes a revisar muy en particular los pasos que ha dado China en su intento por superar la crisis económico-financiera que le aqueja.

China, como segunda economía del mundo sólo después de Estados Unidos, es a su vez la cabeza de los mercados emergentes. Como sabe, el mes pasado decidieron devaluar al yuan. Esa decisión se suma a otras con las que han intentado evitar el desplome de su bolsa y detener la estampida de capitales que sigue presionando a la baja a su divisa. Para ello, han comenzado una masiva liquidación de reservas internacionales y en especial de bonos de Tesoro estadounidense.

De este modo, el previsible fracaso que significará para ellos la “defensa” del yuan, quedará marcada como una histórica lección de lo que pasa cuando se quiere vencer al mercado. Nadie, ni siquiera quien más reservas tenga, puede vencerlo. Si los capitales están huyendo de China es porque la situación ahí es insostenible, y antes de que el yuan continúe su inevitable caída preferirán huir.

Se sabe que Beijing ha ordenado ya el endurecimiento de los controles de capital. Esa es otra pésima noticia para los chinos, que en lugar de ello deberían dejar “flotar” el tipo de cambio, levantar todos los controles de capital, abrir por completo su economía y dejar que los quebrados quiebren.

¿Se generaría una recesión? Es muy probable, pero de todos modos seguir tratando de inflar una burbuja reventada tendrá efectos peores entre más se posponga esa crisis. El ascenso de China como máxima potencia global que tanto sueña el gobierno de Beijing, se pospondrá quizá por décadas.

Así que mientras el éxodo de capitales sigue, no irán a parar a México o Brasil, economías poco fuertes y con divisas que flaquean, sino a la seguridad que en apariencia les brinda el dólar. Los más avezados irán al oro. Si este mes la Reserva Federal estadounidense inicia su alza de tasas de interés, la “tormenta perfecta” estará más que lista para dichos mercados en desarrollo.

Si la Fed no sube los tipos, podría venir una calma temporal que de nuevo, que será la última oportunidad para hacer lo que se tiene que hacer para sortear de la mejor manera la crisis global por venir. De entrada: recortar masivamente el gasto público, equilibrar el presupuesto (incluida la inversión de Pemex), bajar los impuestos y abrir de forma total la economía.

La economía nacional no puede hacer mucho contra esa reversión del “tsunami” de dólares que ahora se va de los emergentes, pero lo que sí depende de nosotros y es muy importante hacer, debe hacerse pronto. No es posible corregir el rumbo con discursos, decretos o nuevas leyes. Por desgracia, ya no hay esperanzas de corrección de rumbo.

Lo más preocupante es que, si el presidente de verdad cree lo que dijo –y así parece-, entonces lo tiene muy desinformado el secretario de Hacienda, Luis Videgaray. La peor parte es que debido a ese optimismo oficial, la recesión global que se avecina y que es muy probable que le toque en esta segunda mitad del sexenio, tomará al gobierno por sorpresa. Que no le suceda a usted.


Con los tiempos políticos como están, el mayor peligro es que el populismo comience a ganar simpatías. Peña Nieto le tienen pánico al ascenso de López Obrador –y con mucha razón-. El problema es que con sus torpezas en materia económica, le está haciendo un gran favor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada