AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

jueves, 3 de septiembre de 2015

DEPRECIACIÓN, COMPETITIVIDAD Y PRODUCTIVIDAD (I)

PESOS Y CONTRAPESOS
ARTURO DAMM ARNAL

La depreciación del peso frente al dólar o, dicho de manera distinta, el aumento en el precio del dólar en términos de pesos, ¿beneficia o perjudica a México? La pregunta es errónea porque para tales efectos México no existe. De un lado tenemos a exportadores de productos mexicanos desde México y a su contraparte: consumidores extranjeros de esos productos. Del otro lado tenemos a consumidores en México de productos extranjeros y a su contraparte: exportadores, desde otros países, de productos extranjeros.

A los primeros (exportadores desde México y consumidores en el extranjero de productos mexicanos) la depreciación los beneficia: en términos de dólares las exportaciones de productos mexicanos se abaratan. A los segundos (consumidores en México de productos extranjeros y exportadores desde el extranjero de productos extranjeros) la depreciación los perjudica: en términos de pesos las importaciones de productos extranjeros se encarecen.

Al inicio de enero por cada dólar que pagaban los consumidores extranjeros recibían 14.55 pesos de productos mexicanos. Hoy reciben 16.57 pesos, 13.9 por ciento más. La depreciación les convino, y también a los exportadores de productos mexicanos.

Al inicio de enero por cada peso que pagaban los consumidores mexicanos recibían 0.069 dólares de productos extranjeros. Hoy reciben 0.060 dólares, 13.0 por ciento menos. La depreciación no les convino, y tampoco a los exportadores de productos extranjeros.

La pregunta ¿beneficia o no la depreciación a México? no tiene sentido, porque para tales fines (como sucede siempre en materia de comercio exterior) México no existe: existen en México, por un lado, los importadores mexicanos, a quienes la depreciación perjudica y, por el otro, los exportadores mexicanos, a quienes la depreciación beneficia.

Aclarado lo anterior surge otra pregunta: la depreciación del tipo de cambio peso – dólar, ¿aumenta la competitividad de las exportaciones mexicanas? Dado que la depreciación abarata las exportaciones mexicanas en términos de dólares, parece ser que la respuesta es afirmativa. ¿Lo es? Para responder hay que distinguir entre productividad y competitividad y, sobre todo, tener clara la relación entre las dos.

Continuará.

Twitter: @ArturoDammArnal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada