AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

martes, 4 de agosto de 2015

UNA DURA LECCIÓN POR DISPARAR EL SALARIO MÍNIMO

El debate sobre el salario mínimo en el mundo sigue vigente. En su momento en este espacio también le entramos con un artículo (“La absurda idea de subir el salario mínimo”). En ese entonces comentamos respecto a lo dañino que resulta el que una autoridad gubernamental pretenda determinar según su criterio cuál es el “adecuado” nivel salarial de las personas. Explicamos además que si se fija un salario mínimo demasiado alto para las posibilidades de las empresas, los más perjudicados son aquellos a quienes se busca beneficiar que terminan siendo despedidos y condenados al desempleo formal.

Más allá de sueños y buenos deseos, el salario debería ser convenido en libertad por las partes. Pero incluso en estos casos, un empresario de buen corazón que ofreciera un pago muy elevado a todos sus trabajadores podría verse en peligro de perderlo todo si la capacidad de su empresa no da para sostenerlos. Este por cierto, es justo el caso de Dan Price, un joven empresario estadounidense quien hace tres meses fijó un salario mínimo de 70 mil dólares (aproximadamente un millón 120 mil pesos al año) para sus empleados.

La historia recogida hace unos días por The New York Times relata cómo este empresario, director de una compañía procesadora de pagos con tarjeta de crédito de nombre Gravity Payments, tuvo la idea después de que un amigo le platicara lo difícil que le resultaba salir adelante con un ingreso de 40 mil dólares anuales.

Luego de indagar respecto al tema, decidió que 70 mil dólares era el nivel adecuado desde el cual los empleados comenzarían a experimentar una “diferencia enorme en su bienestar emocional”. Sobra decir que miles de personas comenzaron a enviar sus solicitudes a su compañía establecida en la ciudad de Seattle, medios a entrevistarlo y hasta profesores de Harvard acudieron a realizar un estudio de caso.

Sin embargo, no todo fue miel sobre hojuelas. Dos de sus empleados más valiosos renunciaron por inconformidad con que los nuevos contratados recibieran el doble de paga, mientras los más antiguos solo aumentos pequeños o ninguno. Amigos empresarios de Seattle se molestaron con él por hacerlos parecer mezquinos frente  sus propios empleados. Por si fuera poco, su gerente de finanzas –una mujer de 26 años que se unió a la empresa cinco años antes y que al principio de mostró entusiasta con la idea-, se dio cuenta de Price le dio aumentos a la gente menos cualificada. Cuando acudió a hablar con él –dice la nota del Times, la trató como si fuera una egoísta que solo se preocupara por sí misma. También se fue.

Clientes inconformes con lo que consideraron una postura política abandonaron el negocio junto con otros más que anticiparon posibles aumentos en los precios. El hermano mayor de Price y cofundador de Gravity, Lucas Price, demandó a Dan por sus profundas diferencias con él, y debido a los costos de juicio, la compañía podría irse a la quiebra.


La dura lección que se llevará ese joven empresario de Seattle, es que más allá de las buenas intenciones siempre estará la barrera de la realidad. Ahora o hace ajustes enormes a su compañía que pasan necesariamente por recortar empleados, o lo perderá todo. Si esto le ocurre a un empresario que solo buscaba ser generoso, podemos imaginar lo devastador que puede ser para la economía que funcionarios gubernamentales decidan cuál es el nivel “adecuado” de salario mínimo. Como en todo lo demás, bien harían en dejar de meterse en lo que no les corresponde y dejar que sean las partes las que procedan de común acuerdo. Mucho ayuda el que no estorba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada