AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

jueves, 20 de agosto de 2015

IMPULSAR AL MERCADO INTERNO (IV de V)

PESOS Y CONTRAPESOS
ARTURO DAMM ARNAL

No faltan quienes proponen, sobre todo tomando en cuenta la contracción del mercado externo (caída de las ventas al exterior), que se haga lo que se tenga que hacer para  expandir el mercado interno (aumento de las ventas en el interior), con el fin de apuntalar el crecimiento (incremento en la producción de bienes y servicios), siendo esto último, lograr un mayor crecimiento de la economía, el fin último.

Para impulsar al mercado interno se necesita que más mexicanos demanden más bienes y servicios, para lo cual se requiere que más mexicanos cuenten con un mayor ingreso, para lo cual resulta indispensable que se creen más (para todo aquel dispuesto a trabajar) y mejores (más productivos) empleos, para lo cual se requiere que en México se invierta directamente más (la inversión directa es la que abre empresas, produce bienes y servicios, crea empleos, y genera ingresos), para lo cual resulta indispensable que aumente la competitividad del país (que es la capacidad de una nación para atraer, retener y multiplicar inversiones directas).

Los pasos correctos para impulsar al mercado interno, sobre todo desde el punto de vista de la relación causa – efecto, son los siguientes: 1) elevar la competitividad del país; 2) atraer más inversiones directas; 3) producir más bienes y servicios, crear más y mejores empleos, generar más ingresos 4) aumentar la capacidad de compra de los mexicanos; 5) incrementar la demanda por bienes y servicios producidos en México; 6) expandir el mercado interno, consecuencia de la mayor producción de bienes y servicios, de la creación de más y mejores empleos, de la generación de más ingresos, y no al revés, como piensan algunos, comenzando por los keynesianos, que están presentes y activos.

El aumento en la demanda es consecuencia del aumento previo en la oferta o, dicho de otra manera, el incremento en el consumo es el resultado del incremento previo en la producción, y no al revés. Lo primero es consecuencia de lo segundo, y no al revés. Nunca al revés.

Continuará.

Twitter: @ArturoDammArnal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada