AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

miércoles, 5 de agosto de 2015

DEPRECIACIÓN, RESERVAS E INTERVENCIÓN (III)

PESOS Y CONTRAPESOS
ARTURO DAMM ARNAL

La intervención vía subasta de dólares en el mercado cambiario, decidida por la Comisión de Cambios y ejecutada por el Banco de México, tiene como fin, echando mano de las reservas de dólares del banco central, y según lo afirman las autoridades, “prevenir que presiones adicionales pudiesen perturbar el funcionamiento ordenado del mercado cambiario”, objetivo de las subastas de dólares que obliga a preguntar qué entienden los integrantes de la Comisión de Cambios, empezando por Luis Videgaray, quien la preside, y continuando con Agustín Carstens, quien también la integra, por “funcionamiento ordenado del mercado cambiario”.

Un mercado funciona ordenadamente, no cuando nada se mueve, sino cuando los precios de la mercancía que en él se intercambia pueden adaptarse a los cambios en la oferta y/o demanda de la misma, con el fin de racionar el mercado, es decir, con el objetivo de solucionar a corto plazo cualquier problema de escasez (más demanda que oferta: el precio sube) o sobreoferta (más oferta que demanda: el precio baja). Lo anterior es válido, también, para el mercado cambiario.

¿Qué se requiere para que los mercados funcionen ordenadamente? Que se permita el libre movimiento de los precios, no imponiendo límites, ni a la alza (precios máximos), ni a la baja (precios mínimos). Si se trata del mercado cambiario a ese libre movimiento de los precios de la divisa, en términos de la moneda nacional, se le conoce como sistema de libre flotación, mismo que el Banco de México define como el sistema cambiario en el cual “el valor del peso frente a otras divisas se determina por la oferta y demanda entre la moneda nacional y otras monedas” o, para ser más precisos, como el sistema cambiario en el cual el precio de la divisa, en términos de la moneda nacional, se determina por la relación entre la oferta y la demanda.

Así las cosas, las subastas de dólares del Banco de México, ¿suponen abandonar el sistema de libre flotación, evitando que el mercado cambiario funcione ordenadamente?

Continuará.

Twitter: @ArturoDammArnal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada