AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

viernes, 28 de agosto de 2015

CHINA “CONTRAATACA”, LIQUIDA EN MASA BONOS DEL TESORO DE EEUU

Para nadie es un secreto que a pesar de ser socios comerciales, entre China y Estados Unidos hay una fuerte rivalidad. En el más reciente episodio de este conflicto fuentes de Bloomberg le informaron que el “dragón” asiático ha recortado sus tenencias oficiales de bonos del Tesoro estadounidense este mes para dar soporte al yuan. Su divisa, se ha visto afectada por la huida masiva de capitales que ha sufrido desde hace más de un año y que ya comentamos en este espacio.

Según el reporte, autoridades chinas se han comunicado con sus homólogas estadounidenses para informar de las ventas, aunque no se han revelado aún los montos. Según el portal del Tesoro, al cierre de junio China era el mayor tenedor de estos títulos con 1.27 billones de dólares.

Sin embargo, aunque este es el inicio público y formal de dichas ventas, la realidad es que ya lo venían haciendo desde hace un año. Como lo ha documentado Zerohedge, los chinos usaron desde 2013 a Bélgica como su pantalla y custodio para disfrazar sus movimientos en los papeles de deuda americanos. El país europeo disparó así sus niveles habituales de reservas en treasuries –entre 170 y 180 mil mdd-, a 380 mil mdd en marzo de 2014. En solo cinco meses más que las duplicó cortesía de Beijing.

En contraste, este año inició una espectacular liquidación gracias a la cual, “Bélgica” pasó de tener 354 mil mdd en bonos estadounidenses en enero a solo 207 mil mdd según la cifra más actualizada de junio, una caída de 147 mil mdd. En este mismo periodo, el país asiático aumentó su posición en 32 mil mdd, lo que nos da una diminución neta en sus tenencias de treasuries de 115 mil mdd.

Pero esa enorme cifra queda opacada por la velocidad con la que habrían vendido tan solo durante las pasadas dos semanas, al menos 106 mil mdd de sus reservas –en su gran mayoría bonos de Tesoro- según cálculos de Société Générale. Esto para la inyección de liquidez que pretende hacer con el propósito de apuntalar su sistema financiero. Para dimensionarlo, vendieron el equivalente al 56% del total de reservas del Banco de México en sólo dos semanas.

China pues, se embarcó en una “defensa” del yuan –al estilo de la Comisión de Cambios mexicana con el peso pero con muchos “esteroides”- para aligerar las presiones sobre su tipo de cambio. Aun así, la huida de capitales fue tan grande que los doblegó y llegó la devaluación de este mes.

¿Qué quiere decir lo anterior? Todo apunta a que una vez que los chinos casi se agotaron los valores que tenían en custodia en Bélgica, no les ha quedado de otra que comenzar a vender de abiertamente sus treasuries. Ya no lo puede esconder.

En este contexto aparecieron ayer las palabras de Yao Yudong, titular del Instituto de Investigaciones de Finanzas y Banca del Banco Popular de China (banco central), quien dijo a Reuters que las caídas bursátiles de las últimas semanas no han sido culpa de su devaluación, sino de las preocupaciones por una eventual elevación de tasas por parte de la Fed.

De manera que la liquidación masiva de treasuries ordenada por el gobierno debe ser vista como un “contraataque”. Gracias a éste, Beijing presionará a la Fed para que no suba los tipos.

Dicho de otro modo, en esta guerra de divisas que inició Estados Unidos con la flexibilización cuantitativa (QE), China ha contraatacado con la venta masiva de bonos de la que puede salir más perjudicado que beneficiado. Toda “defensa” de una moneda implica deshacerse de activos de reserva que, aunque parezcan abundantes, siempre serán limitados. No podrán vender bonos del Tesoro por siempre y menos al ritmo actual. Alguien tiene que ceder. Lo más probable es que lejos de aminorar la fuga de capitales con esa “defensa” del yuan, la sangría se acentúe ante la previsión de los inversores de un mayor colapso de esa divisa. Deberían saberlo.

Si China “gana” y la Fed no sube las tasas por ahora, será a un costo muy alto. Si pierden y la Fed sube las tasas, la fortaleza del dólar presionaría al resto de países emergentes a liquidar sus reservas. Citi estima que por cada 500 mil mdd que liquidaran los mercados emergentes la tasa de rendimiento del bono estadounidense a 10 años se dispararía 108 puntos base. Esta debe ser la apuesta de Beijing, que los demás lo sigan. Y es que si se disparan dichas tasas de rendimiento, se pondría en peligro al mercado inmobiliario estadounidense.

De este modo, sería cuestión de tiempo para que la Fed lanzara la cuarta fase de flexibilización cuantitativa (QE4) que la mayoría descarta, como “comprador de última instancia”, para bajar los tipos.

En ambos escenarios, es previsible un nuevo “respiro” temporal para mercados emergentes, sus divisas y materias primas. Más pronto llegaría si la Fed no sube los tipos en septiembre, y más tarde si sí lo hace, cortesía del QE4.


Eso sí, que nadie se vaya a creer los discursos políticos respecto a que las cosas se habrán calmado. Esa calma será la que presagie una nueva tormenta, pues como aquí hemos reiterado, una nueva recesión global con o sin alza de tasas, se sigue “cocinando”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada