AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

martes, 9 de junio de 2015

¿Y si la Fed sí sube las tasas de interés?

Para los amables seguidores de este blog, no es novedad que nuestra posición sea que la Reserva Federal (Fed) estadounidense no subirá ni este ni el año siguiente sus tasas de interés. La razón más importante es que justo gracias a que durante años las ha mantenido en niveles históricamente bajos muy cercanos a cero por ciento, ha inflado burbujas en activos, entre los cuales destacan los bonos de deuda soberana.

Dado que los rendimientos que brindas de los bonos varían de manera inversa a sus precios, la manipulación de los tipos a la baja y la expansión crediticia han empujado hacia arriba los precios de diversos activos y generado un “efecto riqueza” del que no será fácil deshacerse. Es por eso que cada vez que hay rumores o noticias que alientan la especulación del alza de tasas, las bolsas de valores caen y los rendimientos se disparan.

¿Y qué si aún así suben las tasas?

Es difícil por tanto, imaginar a la presidenta de la Fed, Janet Yellen, arriesgarse a ser señalada por la historia como la detonadora de una nueva crisis. Y es que si de verdad sube las tasas en el futuro cercano, no hay duda de que habría efectos negativos como los aludidos en los mercados internacionales, así como impactos en las divisas de países emergentes –como México, que se devaluarían de manera pronunciada.

De hecho, aquí el viernes pasado ya se alcanzó un nuevo máximo histórico del precio del dólar al menudeo que rebasó los 16 pesos. Por eso se dice que las buenas noticias económicas son malas noticias, pues al anticipar una posible alza de tipos de la Fed, los mercados financieros se vienen abajo y arrastran a mercados en desarrollo.

Mercado libre, el camino óptimo

Ahora bien, debemos decir que una cosa es que no creamos que la Fed subirá las tasas, y otra muy distinta es si debería hacerlo o no. Pese a que no hay duda de que los efectos en el corto plazo serían severos, la realidad es que no habrá una recuperación real ni crecimiento sostenible de largo aliento mientras no haya ahorros suficientes que los respalden. Para eso es indispensable que los rendimientos ofrecidos a los ahorradores valgan la pena y los estimule a ahorrar.

Es clara nuestra posición respecto a que ningún banco ni gobierno debería jamás de tener la facultad de determinar el nivel de precios de nada, pero menos aún el nivel de tasas de interés. Por desgracia, de momento es un simple sueño el llegar a tener un sistema financiero y monetario con dinero reprivatizado y una banca libre sin intervención alguna del Estado. Ante ello, son los bancos centrales los que deberían subir sus tasas muy por encima del nivel de inflación, como lo hizo la Fed a principios de los 80s del siglo pasado.

Si suben tasas, ¿qué tanto lo harán?

Es una pena pero lo expuesto en el párrafo anterior de plano no creemos que vaya a ocurrir. Si acaso la Fed llega a subir las tasas lo haría quizá en un cuarto o medio punto porcentual, no más. Estados Unidos tiene una muy débil posición financiera debido a que dedica una amplia parte de su presupuesto al pago de intereses. La Fed podría hacer todo lo que quisieran los analistas, pero debido a que está sometida también al ciclo político, es impensable que se atreva a quebrar la espalda financiera al gobierno de su país.

Así que si Janet Yellen y sus colegas en el Comité de Mercado Abierto toman la decisión, aun con su leve actuar generarían una tormenta tal en todo el mundo que podemos estar seguros de que los forzaría a echar marcha atrás y quizá a lanzar un nuevo “estímulo monetario”. Patearán de nuevo la bomba para más tarde.

México debe prepararse


Si la Fed nos toma por sorpresa, los 16 pesos por dólar quedarán muy atrás poco tiempo después y los efectos en nuestra economía serían sumamente negativos. Banxico ha dicho que no moverá un dedo hasta que la Fed lo haga, lo que garantiza que actuará tarde. Por eso, los inversores deberían anticiparse y revisar sus opciones de defensa y protección individual de acuerdo a su situación particular. Más vale prevenir que lamentar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada