AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

lunes, 27 de abril de 2015

Impuestos y derechos

COLUMNA INVITADA "Pesos y Contrapesos"
ARTURO DAMM ARNAL*

Abril, mes en el cual hay que presentar la Declaración Anual de Impuestos, muestra del engendro tributario que padecemos, no habiendo quien lo sustituya por el Impuesto Único a la Compra de Bienes y Servicios de Consumo Final, el menos malo de todos los impuestos posibles.


Aceptada la necesidad de un gobierno (la pregunta es ¿para qué lo necesitamos?) debemos aceptar la necesidad de financiarlo, y la manera correcta de hacerlo es por medio de los impuestos, que son posibles gracias a que el gobierno obliga a los contribuyentes a entregarle parte del producto de su trabajo, lo cual se justifica solo si está puntualmente definido el para qué y el cómo del gasto gubernamental, algo que siempre está señalado, pero que casi nunca está puntualmente definido, lo cual le resta legitimidad al cobro de impuestos, mismos que son vistos por los gobernantes como un derecho inalienable, ante el cual los contribuyentes tienen una obligación ineludible, no siendo así.

Leemos en La Declaración Universal de los Derechos del Hombre y del Ciudadano lo siguiente: Art. 13º.- (Que) para el mantenimiento de la fuerza pública y para los gastos de administración es indispensable una contribución común, (que) debe ser igualmente repartida entre todos los ciudadanos en razón a sus posibilidades. Art. 14o.-  (Que) todos los ciudadanos tienen el derecho de verificar por sí mismos o por sus representantes la necesidad de la contribución pública, de aceptarla libremente, de vigilar su empleo y de determinar la cuota, la base, la recaudación y la duración. Art. 15o.- (Que) la sociedad tiene el derecho de pedir cuentas a todo agente público sobre su administración”, todo lo cual apunta en el sentido de la sensatez tributaria, misma que hoy brilla por su ausencia, lo cual ha hecho del cobro de impuestos una expoliación legal, siendo que el adjetivo legal no le quita lo esencialmente injusto al sustantivo expoliación.

¿Qué dirían los redactores de La Declaración Universal de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de nuestro sistema tributario?


*Arturo Damm Arnal: Economista, filósofo. Liberal. Profesor universitario. Periodista. Colaborador de @CapitalMexico y @asuntoskpitales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada