AVISO IMPORTANTE

¡BIENVENIDOS AL NUEVO PORTAL GUILLERMOBARBA.COM!

Estimados lectores de Inteligencia Financiera Global: Este blog se ha mudado definitivamente al nuevo portal de GuillermoBarba.com . Agr...

viernes, 10 de mayo de 2013

REFORMA FINANCIERA, UN ARMA DE DOBLE FILO


El tema económico de la semana en México, ha sido el de la presentación de la Reforma financiera. Ésta forma parte del paquete de cambios que ha propuesto el presidente Peña Nieto, y que como sabemos, ya ha dado algunos resultados positivos, como el de la Reforma educativa.
Imagen: monitornacional.com

El Pacto por México después de todo, pese a algunos tropiezos recientes, sí está rindiendo frutos.
La Reforma financiera tiene prácticamente como único propósito el expandir la oferta de créditos para los mexicanos, a precios más competitivos, es decir, con tasas de interés más bajas. El resto de los ajustes propuestos a la legislación, están en función de ese objetivo.

Es muy claro que el gobierno de la república tiene en mente el cumplimiento de sus ofertas de campaña, entre las que se encuentran un mayor crecimiento y la generación de empleos.

Esto no se puede alcanzar si las instituciones financieras, en particular los bancos, no cumplen con una de sus funciones principales, que es la de ser intermediarios entre los ahorradores y los demandantes de préstamos.

No hay duda de que una vez aprobada, esta reforma será muy exitosa en la consecución de su meta central. La situación del mundo con tasas (manipuladas) en mínimos históricos, y un "tsumani" de capitales auspiciados desde los principales bancos del mundo, le darán el empujón.

No obstante, es ahí donde reside el mayor de los riesgos que implica, y del nadie está hablando: que se llegue al extremo que ya conocemos de sobra en el país, el del exceso de endeudamiento.

Se olvida que antes del crédito, va el ahorro, y al menos durante la presentación de la Reforma, no se mencionó ni siquiera una vez esta palabra. Alentar el endeudamiento pero no el ahorro, es muy peligroso.

Y es que hay muy pocas cosas tan fáciles y seductoras como abaratar el dinero. Por eso es que tanto políticos de “derecha” como de “izquierda”, no le ponen objeción a la expansión crediticia.

Mientras fluya el dinero a raudales, el efecto de felicidad que produce lo podríamos equiparar al del alcohol. Mientras éste abunde la fiesta sigue, pero el problema llega cuando las botellas se terminan y la resaca aparece.

De la misma manera sucede con las deudas. Mientras a uno le presten y le presten, siempre se podrá conseguir un poco más para pagar las atrasadas, pero el inevitable momento de pagar lo que se ha acumulado, llega tarde o temprano. El “arma”, es de doble filo.

Entre los aspectos positivos de la reforma, están el incentivar la competencia y brindar mayor información a los usuarios, para ayudarles a tomar decisiones. También, fortalecer a la Condusef para que emita recomendaciones firmes a instituciones financieras, y determinar cuáles son las sanas prácticas para la comercialización de servicios financieros.

Asimismo, facilitar la movilidad de los clientes para que no se sientan atados a un solo banco.

A estos, se les simplificaría la ejecución de garantías para que, en caso de no pago, les sea más fácil recuperar su inversión.

Por el lado de la banca de desarrollo, se promoverá que financien más y mejor a las pequeñas y medianas empresas, apoyándolas con garantías, mejores plazos y condiciones, etc., para propiciar la innovación, creación de nuevas patentes y proteger sus derechos de propiedad industrial.

Las bondades de la reforma han llevado al propio gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, a señalar que el impacto en el Producto Interno Bruto sería de alrededor de medio punto porcentual en dos o tres años.

En fin, se están echando las campanas al vuelo. Tanto, que se presume que no se cayó en el error de reducir las tasas de interés “por decreto”.

Sin embargo el reto, insistimos, está en cuidar que las autoridades –que ahora tendrán más “dientes” para evaluar la colocación crediticia de los bancos y poner topes a sus inversiones en otros instrumentos, no conviertan esa evaluación en presión, para que presten a como dé lugar. Eso sería tan malo o peor, que el decretar tasas bajas.

Las tentaciones a resistir son muchas. Por eso, ojalá que los legisladores pongan manos a la obra y apliquen candados para que esto no ocurra, y podamos estar más tranquilos de que esta reforma, en el futuro, no traerá una nueva crisis. Esperemos que así suceda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada